(+34) 95 429 39 27    contacto@cereroabogados.com

Las segundas comprobaciones de valores

17 de diciembre de 2013 | 12:22 pm Normativa, Sin categoría

Cada vez con más frecuencia la Administración Tributaria acude a la realización de comprobaciones de valores en el ámbito del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales e Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, y con ello a la práctica de liquidaciones tributarias por la diferencia entre el valor declarado inicialmente por el contribuyente y el valor comprobado por la propia Administración.

También es frecuente que algunos contribuyentes afectados por estas liquidaciones tributarias acudan a los Tribunales Económicos Administrativos Regionales, los cuales son proclives en fallar a favor de las pretensiones de aquéllos cuando detectan una evidente falta de motivación en la forma de proceder de la Administración Tributaria.

En estos casos, si bien es cierto que los Tribunales suelen acordar la anulación de la liquidación practicada, ello no impide, en principio, que la Administración Tributaria dicte una nueva liquidación en el marco de una segunda comprobación de valores.

Y tal es así que, efectivamente, es habitual que el contribuyente vuelva a recibir una nueva comprobación de valores y una nueva liquidación complementaria, y que ello le produzca el desánimo y las ganas de abandonar la lucha por la defensa de sus legítimos intereses.

No obstante, a través de estas líneas queremos animar a que esa pelea no cese sin más, ya que en ocasiones las liquidaciones tributarias derivadas de segundas comprobaciones de valores se limitan a extender la literatura a través de la cual se pretende motivar la liquidación, aparentando, solo aparentando, corregir los defectos formales apreciados en la primera comprobación de valores anulada.

En estos casos, si el Tribunal apreciara nuevamente que la Administración Tributaria ha incidido en la valoración con similares defectos o ausencia de motivación, comportaría la pérdida definitiva, entonces sí, de la posibilidad de que iniciase una tercera comprobación de valores, consolidándose por tanto la valoración en su día formulada por el contribuyente al presentar su liquidación tributaria.

Cabe además la posibilidad de que, aún considerándose motivada la segunda comprobación de valores, ésta resulte improcedente en base a muy diferentes argumentos jurídicos, como podría ser la aplicación el instituto de la prescripción derivado del incumplimiento por parte de la Administración de los plazos establecidos para iniciar el segundo procedimiento.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar